«

»

Sep 16 2013

Imprimir esta Entrada

La responsabilidad

La responsabilidad es otra de las cualidades a potenciar en la vida y en el trabajo.

Como siempre lo primero es definir el concepto, resumiéndolo al máximo, podríamos decir que es la cualidad para valorar las consecuencias de nuestros actos intentando siempre cumplir un mínimo que cada cual en su conciencia define.

Por su propia definición, la responsabilidad es muy difícil de cuantificar porque lo que para unos es una irresponsabilidad puede ser visto como un comportamiento completamente responsable por otros, la moralidad de cada cual influye en la definición de ese umbral a cumplir.

En cualquier caso, lo correcto es abstraerse de intentar buscar una vara de medir absoluta que sirva para todas las personas y tras un bagaje dado por el aprendizaje de los años intentar reglarnos nuestro propio sistema de medición responsable.

responsabilidadLo primero, obviamente es ser responsable de nuestro actos, es decir, debemos apechugar con las consecuencias de lo que hacemos e intentar concluir aquello que empezamos. Si de antemano sabemos que no vamos a cumplir, nuestra responsabilidad nos debe permitir decir que no debemos comenzarlo, todos conocemos casos de gente que al estilo del Capitán Araña nos embarca en viajes para luego quedarse en tierra y aunque difícilmente podremos evitar caer en la trampa sí que podemos evitar ser nosotros el capitán.

En cualquier caso, la responsabilidad no puede servir como una excusa para no hacer cosas, ni para influir en que los demás no las hagan, nos debe servir para intentar hacerlas lo mejor posible y de la manera menos lesiva para los demás y nosotros mismos. Por ejemplo, de inicio es irresponsable hacer “puenting”, pero todos conocemos a gente que lo ha hecho y luego está muy feliz con la experiencia, la garantía de responsabilidad para aquellas personas que lo han hecho es hacerlo en las condiciones más seguras, con todos los medios al alcance y en el lugar correcto, puede ser más responsable lanzarse desde un puente que cruzar un semáforo en verde en el centro de Madrid. Aunque yo diría que estas actividades de riesgo solo se deberían realizar si no tienes personas a tu cargo es una irresponsabilidad por muy seguro que sea si hay gente que depende de ti.

Ser responsable suele verse como algo opuesto a divertirse, pero nada más lejos de la realidad, si eres un irresponsable tu diversión extrema se puede convertir en tragedia en unos minutos, por muy divertido que el alcohol te haga parecer hacer “balconing” seguro que hay formas más responsables de divertirse y apuesto a que más divertidas y seguras.

De cara al trabajo podemos enumerar una serie de consecuencias que nos permite actuar con responsabilidad.

Consecuencias de actuar con responsabilidad

– Terminar el trabajo que comenzamos

Una persona responsable tendrá más posibilidades de terminar algo que empieza, obviamente para ello tendrá que empezarlo libremente, si le hemos obligado a hacerlo no dejara de ser una persona obligada a hacer una tarea contra su voluntad.

– Estar dispuestos a ir más allá

Las personas responsables no suelen decir aquello tan manido de “ese no es mi trabajo”. Son conscientes de que a veces hay que hacer tareas para completar un trabajo que no son del todo aquellas para las que han sido contratadas y no se quejan de ello salvo que vean ello como un abuso.

– La excelencia les motivará

La excelencia es la mayor motivadora de una persona responsable, la responsabilidad reduce la posibilidad de hacer una chapuza, una persona responsable remata su trabajo porque le gusta hacer bien su trabajo y no porque tenga que hacerlo, obviamente es necesario otra persona responsable gestionando que un exceso de celo cause un retraso en la terminación de las tareas pero estoy convencido de que los clientes ven con mejores ojos un retraso si la calidad es buena que llegar en fechas si el trabajo realizado es mediocre.

– Son capaces de producir hasta en las peores situaciones

Aunque el ambiente sea negativo, la responsabilidad lleva a concentrase en la conclusión de la tarea y dejar al margen malos rollos para tratar en momentos más adecuados, la mayoría de los mortales no harán su trabajo afectados por esos condicionantes externos, el responsable se centrara en culminar la tarea abstrayéndose del contexto.

– Se aceptan mejor las criticas

La persona responsable escuchará las críticas y las sopesará sin la negatividad inicial, intentará entender el porqué de la crítica y si coincide con su baremo de responsabilidad la acatará y respetará y si no coincide buscará la manera de rebatirla o adecuarla a su modus operandi.

 

Por último, quería hacer una reflexión más genérica, ser responsable hoy en día es ir contra corriente pero es la mejor manera de sobrevivir en la selva que se ha convertido el mundo, no fiarse de aquellos que ofrecen intereses desmesurados con múltiples clausulas en letra pequeña, no hipotecarse a muchos años vistas para comprar una casa que en muchos casos ni siquiera está construida, no bañarse en la playa cuando la bandera es amarilla o roja, no dormirse en la calle por muy cansado que estés, son algunas de las cosas que hubieras podido evitar en esta vida si fueras una persona responsable.

 

Sobre el Autor

Jesús Vázquez

Enlace permanente a este artículo: http://www.vazquezgonzalez.com/2013/09/responsabilidad/1196/

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Carlos Nuñez

    Muy completo, pero creo que hacer puenting no es una irresponsabilidad, es una osadía. Irresponsable sería hacerlo sin medidas de seguridad, pero las personas que lo hacen se preocupan de cumplir todos los protocolos de seguridad, aunque sería irresponsable hacerlo si padeces del corazón.

    un saludo

    1. Jesús Vázquez

      Supongo que tienes razón, yo por si acaso, responsablemente, prefiero no hacer puenting.

      Gracias por tu comentario

  2. Ana Sanso

    Totalmente de acuerdo……en un país pobre donde avanza la corruptela y no logra accederse facilmente a la educación, te debo el concepto responsabilidad…….. Pero fuera de ello comparto sus alcances absolutamente.

    1. Jesús Vázquez

      Ana, gracias por tu aporte, no sé, quiero pensar que algún día la gente comprenderá que corromperse es el principio del fin de una vida placentera.

Deja un comentario