Esperando la oportunidad

Hay días que uno juega agazapado, como un felino, esperando la oportunidad para dar un zarpazo.

Son partidas de apariencia aburrida, en las que realmente no haces mucho por conseguir la victoria más que colocar las piezas lo mejor que puedes esperando un golpe táctico milagroso.

Normalmente juego agresivo o defendiéndome cómo puedo tras una mala apertura o defensa, pero en ocasiones al pasar el ecuador de los torneos cuando el cansancio acumulado de las partidas y la necesidad imperiosa de ganar recurro a este estilo de juego lo más paciente de lo que soy capaz.

esperando la oportunidad

Es el caso de esta partida que jugué con el getafense Francisco Noval en la sexta ronda del torneo en memoria del muy apreciado y añorado por todos los jugadores madrileños Oliver González del año 2012, tras una dolorosa derrota en la segunda ronda en partida en la que tuve gran ventaja con el que a la postre seria vencedor del torneo, venía remontando con 4 de 5 y necesitado de victorias para pelear en las últimas rondas por las primeras plazas, pero había tenido varias partidas al filo de la navaja por arriesgar en exceso y necesitaba una partida calmada.

Es curioso que muchas veces andas buscando combinaciones arriesgando toda la partida y jugando lo más agresivo que puedes, pero paradójicamente esas combinaciones aparecen en las partidas más tranquilas.

Espero que os guste el zarpazo inesperado que cambia el curso de la partida y valoréis lo difícil que resulta para mí jugar una partida pacientemente esperando la oportunidad.

 

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://www.vazquezgonzalez.com/2013/10/oportunidad/1349/

2 comentarios

    • Carlos Nuñez en 30 octubre, 2013 a las 1:03
    • Responder

    A mi lo que me ha gustado es lo de : al filo de la navaja ….. lo de la partida, hace tanto que no juego que me pierdo entre alfiles y caballos….

    1. Demasiado poético, tal vez era mas simple decir: «casi la cago por arriesgar» 😎

Deja un comentario