¿Qué es un buró de crédito?

Hoy en día es difícil entender una operación que implique riesgo comercial que no necesite consultar un buró de crédito.

El buró de crédito se encarga de la gestión y recopilación de la información de crédito de personas físicas y jurídicas facilitada por terceros. Esto es, normalmente el buró es un gestor de los datos facilitados por empresas que comparten su información crediticia para poder verificar el estado de crédito de sus clientes o potenciales clientes en un futuro. Es decir, para poder consultar hay que contribuir previamente con sus propios datos.

Buró de Crédito

En España, los dos burós de referencia son Experian y ASNEF, en la mayoría de los países del mundo los burós sirven para dar una completa visión de crédito del cliente y cubren prácticamente a toda la población pues tienen tanto los datos favorables como los negativos de un cliente, en España, aunque se lleva trabajando para lograr incorporar los datos positivos de crédito y ya legalmente sería viable, las grandes compañías todavía no han dado el paso definitivo para disponer de ello, y por ende, los burós sólo contienen información negativa de las operaciones de crédito, es decir, sólo se puede aparecer en un bureau cuando hay un impago.

Esto limita notablemente el uso que se puede dar a los datos del buró de crédito en los sistemas de decisión actuales de las distintas compañías, pues la gran mayoría de la población no se encuentra, lógicamente, si toda la población tuviera una calificación de crédito, como pasa sobre todo en los países anglosajones, no solo se sabría quien ha incumplido un pago  en el pasado sino también quien tiene más posibilidades de incumplirlo en el futuro basándose puramente en sus datos.

En la situación actual, muchas compañías deciden condicionar o directamente no aceptar solicitudes de personas incluidas en el bureau, sin verificar los motivos ni incluso la naturaleza de la misma, otros tienen en cuenta los importes y el sector en el que es la deuda y algunos incluyen datos del bureau en sus “scorecard” para intentar averiguar si el impago fue coyuntural y no debe ser tenido en cuenta en el futuro.

No obstante, los burós de crédito vienen trabajando en los últimos años en distintas formas de incorporar VAP’s (valor añadido) para intentar paliar la falta de datos positivos, mezclando la información del bureau con otras fuentes, normalmente demográficas, que permitan una mayor capacidad de predicción.

En los últimos años el aumento de los impagos y la restricción del crédito han hecho que el volumen de operaciones condicionadas o denegadas haya aumentado y la volatilidad del mercado laboral ha ocasionado una mayor dificultad de afinación en los sistemas de decisión pues la predicción de un despido es difícil de incorporar solo con datos demográficos como antaño y tal vez con la incorporación de datos positivos al menos se podría detectar aquellos a los que un posible despido tardara más en afectar a su estado crediticio.

 

Ciertamente si fuera posible conocer una valoración de crédito de toda la población, el buró de crédito tal vez dejaría de ser visto como un ogro

 

Sería, además un beneficio para el aumento del crédito, el miedo al impago de las compañías es muy grande debido en gran parte al desconocimiento del cliente, con la información del estado de crédito del cliente tal vez aumentaría la permisividad y el temor al impago sería menor e incluso sería más factible diferencia a aquel que tiene un impago por motivos no ligados a su nivel real de crédito, todos conocemos gente que ha dejado de pagar una factura porque discuten la misma al dejar una compañía y que tardan tiempo si es que lo consiguen en salir del buró pero realmente su probabilidad de impago en una operación nueva no debería verse afectada.

 

Enlace permanente a este artículo: https://www.vazquezgonzalez.com/2013/07/que-es-un-buro-de-credito/827/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.